domingo, 26 de julio de 2015

Los 60 peores refuerzos en Primera División en los últimos 10 años, sin ser objetivo (?) [cof, ahora son 70]

Cuando Lío refuerce a Newell's lo incluiremos.
Mentira. Ojalá nunca se sume a Newell's.
La idea de este post es enumerar los que para mi han sido los peores refuerzos que han jugado en Primera, sobre todo destacando los que más ruido hicieron con su llegada, y que poco generaron. La intención no es ofender a nadie, pero si lo hago, mejor (?). Claro, el armado de la tabla no se basa en nada en especial, es discutible, también lo es la presencia o no de algunos jugadores, e incluso también podemos debatir porque solo tengo en cuenta los últimos 10 años. ¿Y porque 60 jugadores? Básicamente porque así lo quise. También es cierto que habrá una notable supremacía (?) de malos refuerzos de los cinco clubes grandes de Buenos Aires y de Belgrano. ¿No está de acuerdo? Armá un partido y ganá las elecciones Siempre podés comentar y colaborar.

Este concepto es muy popular en algunas de las ligas más importantes del mundo, y bueno, llegó el momento de hacerlo acá. Veamos que sale:

60) Emiliano Díaz a San Lorenzo


Para ponerle picante, comienzo el listado con un tipo que tranquilamente podría encabezar este ranking. Emiliano Díaz, hijo de Ramón, debutó en River en 2002. Nunca fue realmente futbolista (?). Anduvo dando vueltas por el mundo (?) buscando un club donde la rompiera, sin mucho éxito. Eso no le impidió incorporarse a San Lorenzo para el Apertura 2007, junto con su hermano Michael, que jugaba todavía peor pero ni me gasté en incluirlo acá porque es la misma historia para ambos (?). Dato de color: el DT de CASLA era Ramón Díaz. ¿Resultado? Cuatro partidos en el Apertura, seis en el Clausura, sin goles, no estamos seguros de que jugaba, y encima, la relación entre jugadores y entrenador se rompió por su culpa. Bueno, no tan así (?). Apareció en All Boys un par de años después, y le puso fin a su carrera. Actualmente es ayudante de campo de su padre. Lo hizo en River, y lo hace en Paraguay. Parece haber encontrado su función en el mundo. Bien por él.

59) Hernán Barcos a Huracán


¿Esto es mala suerte? Barcos se sumó a Huracán para el Apertura 2008, luego de haber estado jugando en Serbia. Disputó 17 partidos con el Globo, y solo metió tres goles, dos de ellos a River. Jugó mucho, pero los números no lo acompañaron. Cuando terminó el campeonato, el delantero abandonó el club, que ya contaba con Cappa como DT. Huracán fue subcampeón en el Clausura 2009, y Barcos se fue a China, donde enderezó su rumbo. Luego, jugó en la Liga de Quito, donde le fue muy bien, tanto que terminó yendo a Brasil, donde la rompió, e incluso llegó a jugar en la selección. En tanto, para ese entonces, Huracán ya estaba en la B. Actualmente, Barcos está nuevamente en China, ganando millones (?), mientras el equipo de Parque Patricios deambula en el torneo de 30 equipos.

58) Carlos Fernando Navarro Montoya a Nueva Chicago


Nueva Chicago ascendió a Primera División en 2006, y contaba con un interesante arquero con una notable proyección como Mario Vega, aquel que luego jugaría en River. Pero igualmente, los dirigentes del Torito tuvieron una gran idea: a pesar de que Vega era el titular, para el Clausura 2007 decidieron contratar a un tipo de 42 años y de dudosa fama (?). Si, Navarro Montoya se sumó a Chicago. Jugó los 19 partidos del torneo y los dos de la promoción. ¿Resultado? Descenso. Solo cinco triunfos tuvo el equipo de Mataderos en ese torneo, y el Mono solo mantuvo su arco en cero en, justamente, cinco partidos. Dos años después, el arquero se retiraría jugando en Tacuarembó, equipo de Uruguay. Me suelto el huevo (?).

57) Nicolás Pavlovich a Olimpo


Este delantero, surgido en Newell's, estaba en una etapa apagada de su carrera, hasta que llegó a Banfield, y volvió a tener continuidad, situación que continuó en Argentinos. Luego, se fue a México seis meses, y después de eso, tenía todo arreglado para sumarse a Olimpo para disputar el Clausura 2011. Pero a último momento, firmó contrato con Libertad de Paraguay. Pero para el Apertura 2011, lo buscaron de nuevo, y esta vez si se mudó a Bahía Blanca. En ese torneo jugó 11 partidos, no anotó goles, solo disputó un encuentro completo, y fue titular en cuatro ocasiones. No obstante, Pavlovich se quedó para disputar el Clausura 2012. ¿Y? Solo disputó seis partidos, ninguno como titular, sin goles convertidos. Eso si, en el segundo semestre jugó un partido por Copa Argentina, ante Excursionistas, y ahí si metió un tanto. La cuestión es que al terminar la temporada, Olimpo descendió a la B. Pavlovich se fue a Chile, y luego se retiró. Y en Bahía Blanca se lamentan por haber ido a buscarlo una segunda vez.

56) Érwin Ávalos a Racing


Este punta paraguayo era ídolo en Cerro Porteño. Goleador, tres veces campeón, lo vendieron al Toluca. A los seis meses, llegó a Racing. Mmm... Cero goles en 21 partidos en su semestre en México. Así que, así, como si nada, de golpe (?), se sumó a la Academia para la temporada 2007/08. 14 partidos jugados en el Apertura, 10 en el Clausura, y los dos de la promoción ante Belgrano. ¿Total? Tres goles y una expulsión en esa temporada. No demostró nada Ávalos, que llegaba con un porvenir poderoso. Por muchos, es considerado de los peores delanteros que jugaron en Racing. Y es curioso, porque después de su paso por el Cilindro, volvió a Cerro Porteño, donde volvió a ser campeón. Y es más, Ávalos es el tercer goleador histórico de dicha institución. No conforme, volvió a Argentina para sumarse a Chacarita en el Clausura 2010. Cuatro partidos, todas derrotas, un gol. El promedio le mejoró, eso está claro (?), pero ese paso tranquilamente podría incluirlo en esta lista. Obvio, el Funebrero descendió. Luego de eso, volvió al fútbol paraguayo, se retiró joven, y se quedó cómodo en su país.

55) Matías Defederico a Independiente


Este pibe fue una de las gratas apariciones en el Huracán subcampeón de Cappa. Junto a Pastore y compañía, armaron un quilombo terrible. Tanto así, que se fue a jugar al Corinthians, que en ese entonces contaba con Ronaldo y Roberto Carlos. Jugó poco, así que, negociación mediante (?), Defederico se sumó a Independiente, club del que se confesó hincha, para el Clausura 2011. Solo jugó cinco partidos por el torneo local, y otros cinco por la Libertadores (donde metió dos goles), y el Rojo quiso rescindir el préstamo. Pero Mohamed, el DT, pidió que se quede. ¿Como le fue en el segundo semestre? 14 partidos jugados en el Apertura, más dos partidos por Sudamericana y dos por Recopa. Solo anotó un gol. A todo esto, Mohamed renunció y llegó Ramón Díaz. Para 2012, Defederico continuó en Independiente. En el Clausura de ese año, jugó tres partidos. ¿Que pasó? Renunció Ramón, asumió Christian Díaz, y bajó a Defederico a la reserva. Pero no solo eso. Dos semanas después, en un entrenamiento, el ex Huracán se rompió los ligamentos. En julio rescindió contrato y se sumó al Globo para continuar la rehabilitación. Se quedó en Parque Patricios hasta 2014, cuando se fue a Dubai para jugar tres partidos en cuatro meses. Se volvió al país, se sumó a Nueva Chicago, jugó 11 partidos en el primer semestre de 2015, sin goles, el equipo no ganó nunca, y el bueno de Defederico, que últimamente venía apareciendo más en los diarios de espectáculos que en los deportivos, rompió su contrato y se fue a Turquía. Barajar y dar de nuevo. De la mano de Cinthia Fernández, es más fácil.

54) Joaquín Boghossian a Quilmes


Este uruguayo la rompió en Newell's en la temporada 2009/10. Convirtió 17 goles en 36 partidos, y se fue a Austria (!). Aparentemente, algo pasó allá, porque se le rompió el cosito para jugar bien al fútbol. No anduvo allí, tampoco en Bélgica, y no le fue bien en Nacional. A pesar de eso, Quilmes apostó por el para la temporada 2013/14. Disputó 23 partidos, metió dos goles, y lo echaron una vez. Lo que se dice, una mala apuesta. Algo típico en Quilmes en realidad, así que no vamos a hacer un escándalo por eso. Luego de Quilmes, Boghossian se volvió a su país, primero para jugar en Defensor Sporting, y actualmente en Cerro. Sin lugar a dudas, no hay que ir al casino que un hincha del cervecero (?).

53) Sebastián Pinto a Godoy Cruz


En Godoy Cruz jugaba el colombiano Jairo Castillo, que tuvo la mala suerte de romperse los ligamentos. Para reemplazarlo de cara al Clausura 2009, buscaron a este delantero chileno, que venía de militar en el Nancy de Francia, y contaba con pasado en el Santos brasilero y la Universidad de Chile. ¿Que podía salir mal? Bueno, todo. Pinto solo jugó en cinco partidos, y sumó en total 55 minutos en cancha (!). Obviamente no metió goles, pero se dio el lujo de enfrentar a Boca y a Racing. Terminó el torneo y se fue del Tomba, no sin antes recibir un palito del DT Cocca, que dijo, palabras más, palabras menos, que a Pinto no le gustaba entrenar. Luego de su experiencia en Argentina, este jugador volvió a Chile, y luego anduvo en Chile, Turquía y Colombia, e incluso, en 2011 llegó a debutar en su selección, e incluso enfrentó a Argentina en aquel 2-1 a favor del equipo de Messi en Santiago. Actualmente está sin club, ya que O'Higgins le rescindió el contrato por negarse a concentrar para un partido en el que no iba a ser titular. Hermoso tarado.

52) Justo Villar a Estudiantes


Este paraguayo la rompió en Newell's, donde permaneció cuatro años y ganó un título. Esto le valió una transferencia al Valladolid español. Permaneció tres años allí, y pegó la vuelta a Argentina en 2011, para jugar en Estudiantes, que acababa de vender a Orión a Boca. Firmó por tres años, peeeeero... Tuvo flojas actuaciones, lesiones, y terminó rescindiendo su contrato a comienzos de 2013 tras pelearse con la comisión directiva del Pincha. Completa. Ningun de las dos partes se extrañarían. Villar solo jugó cuatro partidos en el Apertura 2011, un encuentro más por la Sudamericana de ese año, no disputó minutos en el Clausura 2012, y luego, estuvo presente en 14 partidos del Inicial 2012. Después de su pobre paso por La Plata, Villar se fue a Nacional de Paraguay, donde fue campeón en 2013, y tras ello, se unió a Colo Colo, su club actual, con el cual ya ganó un título. Y la selección de Argentina le metió ocho goles en dos partidos en la Copa América 2015, un pequeño dato de color (?).

51) Bruno Fornaroli a San Lorenzo


Fornaroli, delantero uruguayo que militaba en la Sampdoria, y que pasó a préstamo a San Lorenzo para el Clausura 2009. Con 21 años, era una interesante promesa. Bueno, no. No pasó de promesa. 12 partidos jugados, solo dos goles (ambos a Gimnasia de Jujuy), y se fue antes de que terminara el campeonato. "Gracias, no vuelvas" se escuchó en las canchas de San Lorenzo. Se fue a jugar al Huelva de España, también sin mucho éxito, y luego volvió a Italia, anduvo en Uruguay, Grecia, Brasil, y hoy por hoy se encuentra jugando en Danubio. Jugó la Libertadores 2015, y se cruzó contra el Ciclón. ¿Como lo trataron? No se, no es mi problema (?).

50) Juan Manuel Martinez a Boca


Caso difícil de explicar. El Burrito la rompió en Vélez, se fue a Corinthians, no jugó casi nada, y se sumó a Boca para el Torneo Final 2013, con la idea de sumar minutos para intentar disputar el Mundial de 2014. Lo que vino fue todo lo contrario. Pocos goles y rendimientos dispares hicieron que este jugador se ganara el odio de muchos hinchas, que esperaban mucho de él. El odio me parece una reacción lógica en casi todos los escenarios de la vida (?). Rescindió hace unos días con Boca, y acumuló solo 12 goles en 76 partidos. Pobre Burrito, que lógicamente, no jugó la Copa del Mundo.

49) Jonathan Copete a Vélez


El colombiano llegó a Vélez en 2012, y rápidamente se lesionó. Cuando volvió, generalmente se caracterizó por errar goles. Hasta su salida del club en enero de 2014, jugó 46 partidos para el Fortín entre campeonato local, Copa Argentina y torneos internacionales, y solo anotó dos goles. Muy pobre promedio, pero también rendimiento. Se volvió a Colombia, donde obviamente se le empezó a abrir el arco. Siempre pasa.

48) Carlos Soto a Belgrano


Este defensor zurdo estuvo todo el primer semestre de 2014 sin jugar, pero aún así firmó contrato con Belgrano, de alguna manera. Para que. Solo jugó dos partidos (uno por el Transición y otro por la Copa Argentina), y no completó ninguno. Alternó entre la reserva y estar lesionado. Cuando jugaba, los compañeros evitaban darle la pelota. Esto lo vi en vivo ¡en un partido de reserva! Nunca alcanzó su nivel. Al terminar el torneo, terminó rescindiendo y se fue a Aldosivi, donde, por ahora y para no perder la costumbre, es suplente.

47) Santiago Salcedo a River


Este paraguayo apareció de la nada en Newell's, y junto al Tacuara Cardozo, la rompieron. Luego, uno se fue a Europa e hizo carrera allá. El otro no. Salcedo. Fue a México, volvió a Newell's, y no le fue bien en ninguno de los dos. Pero de alguna manera, llegó a River para jugar el Apertura 2008. Solo anotó cuatro goles en un equipo que venía de ser campeón... y terminó último. Igualmente, su carrera resucitó algunos años después. Igual que River.

46) Andrés Silvera a Belgrano


El Cuqui hizo goles en todos lados. Por otro lado, Belgrano recién volvía a Primera, y necesitaba un punta. Y los caminos se cruzaron. Lamentablemente. Silvera nunca hizo pie en Córdoba, y nunca justificó su elevado contrato. Tuvo varias lesiones que no colaboraron, y nobleza obliga, la forma de jugar de aquel Belgrano lo perjudicaba. Como fuese, solo anotó dos goles en 20 partidos, muy poco para lo que se esperaba del Cuqui, que ya marchaba en sus últimos años de carrera. Que lástima. Para mi (?).

45) Damíán Escudero a Boca


Tras jugar bien en Vélez, Escudero se fue a Villarreal, donde no anduvo. Igualmente, Boca lo incorporó para el Apertura 2010. Y bien no le fue, al igual que al Xeneize. 13 partidos, sin goles, y el cambio de DT lo dejó afuera del equipo, lo que fue el comienzo de un periplo de préstamos en Brasil para este jugador, que hay que decirlo, parece haber encontrado su lugar en el mundo en el país de Neymar. Boludo le dicen (?).

44) Diego Buonanotte a Quilmes


Una carrera que se truncó por una tragedia. Buonanotte era uno de los valores de River, en donde debutó en Primera en 2006 y permaneció hasta 2011. Era una interesante promesa, que incluso ganó el oro olímpico en Pekín 2008. Pero a fines de 2009, protagonizó el accidente que todos conocemos, y se vino abajo. Se fue a jugar a España, primero al Málaga, donde tuvo poca continuidad, y luego al Granada, donde su sumó más minutos. En 2014 se sumó al Pachuca mexicano, donde jugó poco, y no se fue bien. De cara al campeonato de 2015 del fútbol argentino, Quilmes lo fichó. Buonanotte nunca estuvo a la altura, y no fue un chiste por su altura (?). 12 partidos jugados (solo cuatro veces completó los 90 minutos) y solo un gol, justamente ante River. Además, fue expulsado una vez. Al llegar el receso de mitad de año, Buonanotte rescindió su contrato y abandonó Quilmes, sin haber podido hacer mucho. Se volvió al Granada, aunque todavía no sabe cual será su destino. Lo que si sabe es que estará lejos de Falcioni. Eso está bien.

43) Sebastián Balsas a San Lorenzo


Lungo delantero uruguayo que llegó de sorpresa (?) a San Lorenzo, arrancó con todo, y lo arruinó. Solo jugó el Apertura 2010 con el Ciclón, le anotó un gol a Racing y otro a Boca al comienzo del torneo, pero se vino abajo. En 16 partidos, solo anotó tres goles, en la mayoría de los partidos, su nivel no fue bueno, todo lo contrario, y encima, se peleó con el DT, Ramón Díaz, por quedarse hasta altas horas de la noche jugando al poker, antes de partidos que terminaron en derrota. La hizo completa el muchacho. En 2012 volvió al país, para jugar en Argentinos, y obviamente, no le fue bien. Actualmente juega en Uruguay, como Forlán, que es su ídolo. Esto último lo asumo porque quiero creer que todo uruguayo admira a Cachavacha.

42) Mauro Rosales a River


Rosales estaba jugando en el popular Ajax holandés, cuando en 2007 se volvió al país para jugar en River. Fue parte del título en el Clausura 2008, pero también del último puesto en el torneo siguiente. Lo de Mauro (?) no fue muy bueno, ya que solo metió cuatro goles en tres años y medio. 63 partidos por torneos locales y 18 por competencias internacionales. O sea, 81 encuentros. CUATRO GOLES EN 81 PARTIDOS PARA UN DELANTERO. Si, Rosales era más de jugar tirado a la banda, pero igualmente, es muy poco para lo que se esperaba de él. La moraleja sería no esperar nada de Mauro Rosales (?). Luego de su paso por la banda, se fue a jugar a la MLS, donde aún continua, con cierto éxito. Ponele.

41) Luiz Alberto a Boca


¿Como este muchacho jugó en Boca? Anda a saber. Luego de quedar libre en Fluminense, Luiz Alberto llegó al Xeneize para disputar el Clausura 2010. En abril rescindió contrato. Bien (?). Solo siete partidos y muchas macanas para este brasilero que registraba pasos por el fútbol español y clubes grandes de Brasil, pero que en Argentina no anduvo. Bah, lejos estuvo de andar. Que flojo era. Aún así, se dio el lujo de ganar un superclásico. Aunque no era la gran cosa por aquellos años. ¿Que más hay para decir de este muchacho? No mucho más.

40) Marco Pérez a Independiente/Belgrano


Pobre Marco, pero lo suyo fue tan malo en la temporada 2011/12 que tuve que destacar sus dos clubes. Luego de romperla en Gimnasia, Pérez se fue al Zaragoza, donde jugó poco y solo anotó un gol. Pese a eso, para el Apertura 2011, Independiente puso el ojo en él, y consiguió hacerlo regresar al país. Para que. 16 partidos, tres goles, y un flojo rendimiento, tanto así que cuando Belgrano preguntó por él, la transferencia se hizo rápidamente. Para que. 18 partidos, cero goles. O sea, en el año solo metió tres goles en 34 partidos. Con razón lo dejaron ir de España. De aquí se fue a Chile, y luego volvió a Colombia, donde sigue haciendo de las suyas, algo que no necesariamente es bueno.

39) Juan Carlos Menseguez a River


Carrera extraña la del Rayo. Hizo inferiores en River, pero no debutó en el país, sino que lo hizo en Alemania, donde jugó 116 partidos en cuatro años, con cinco goles anotados. Luego jugó en San Lorenzo, equipo dirigido por Ramón Díaz, que contaba en su cuerpo técnico a su hijo Emiliano... gran amigo de Menseguez. También registró un paso a préstamo en el medio a Inglaterra, poco exitoso. Se lesionó, no jugó durante todo 2012, y quedó libre del Ciclón. A pesar de eso, firmó con River (!), que era dirigido por... Ramón Díaz. Debutó con gol en la 14° fecha del Inicial 2013. Fue su única anotación. 13 fueron los partidos que disputó finalmente, aunque ojo, fue campeón del Final 2014 y de la Copa Campeonato. Para la temporada de transición pasó a Argentinos, donde solo jugó seis partidos en el semestre. En 2015 firmó con Aldosivi, donde juega poco y nada, bien a su estilo.

38) Germán Pacheco a Independiente


A veces las apuestas salen mal. Este es un caso. Pacheco era un juvenil que militaba en el Atlético de Madrid B. Jugó algunos partidos a préstamo en el Rayo Vallecano, y se vino a sumar minutos a Independiente para el segundo semestre de 2010. Jugó muy poco, solo metió un gol, y rescindió su contrato a los seis meses. Eso si, fue parte del plantel campeón de la Sudamericana. Luego firmó con Gimnasia de La Plata, donde jugó todavía menos. Rescindió con el equipo colchonero, y se fue seis meses a Ucrania a ver que onda. En 2012 empezó su carrera en Perú, que solo se vio interrumpida durante seis meses de 2013 cuando jugó en el Córdoba español. Actualmente está en Juan Aurich, donde lo critican un poco.

37) Mario Bolatti a Racing


Bolatti fue de los pocos que zafaron en Belgrano durante la temporada 2006/07. Tanto así que pasó al Porto. En 2009 se sumó a préstamo a Huracán, donde fue subcampeón con Cappa. Luego pasó a la Fiorentina, jugó el Mundial del 2010 (hizo el gol de la clasificación contra Uruguay), y de ahí, un poco de debacle. Se sumó al Inter de Porto Alegre en 2011, y dos años después, lo cedieron a préstamo a Racing. Llegaba como crack. Jugó 17 partidos. Pero no lo hizo bien. Dejó que desear, y se volvió a Brasil. En 2014 lo prestaron al Botafogo, y al terminar el año, quedó libre. Quedó seis meses sin jugar, y recientemente, y después de un millón de idas y venidas, firmó contrato con Belgrano. Ojalá que recupere la memoria.

36) Claudio Pérez a Boca


Al Chiqui Pérez le cambió la vida jugar en Belgrano. Había jugado en varios clubes anteriormente, pero se incorporó al club a principios de 2011, y fue parte del ascenso contra River y de las grandes campañas piratas en Primera. Tanto así, que en enero de 2013, Boca, el club del que es hincha confeso, lo contrató. Su rendimiento no fue el esperado. En su primer campeonato, el Final 2013, jugó nueve partidos, más dos de Copa Argentina y cuatro de Libertadores (con un gol), pero sin mostrar mucha seguridad. Para la temporada 2013/14, el Xeneize se reforzó atrás, y el Chiqui jugó 15 partidos, pero entre los dos torneos locales (con otro gol). En tanto, en el Transición 2014, solo jugó ocho partidos. A comienzos de 2015, Arruabarrena le dijo que no lo tendría en cuenta, y Pérez recaló de nuevo en Belgrano, donde se encuentra actualmente a préstamos, alternando aciertos que ganan puntos y errores que generan insultos. Típico del buen Chiqui (?).

35) José Moisela a Belgrano


Ni imagen encontré de Moisela con la camiseta de Belgrano. Este peruano llegó como refuerzo para el Apertura 2006, con la promesa de ser un lateral izquierdo que atacaba mucho y le pegaba bien a la pelota. Todavía no sabemos si eso es cierto. La idea era que peleara el puesto con el ex River Ricardo Rojas (que tranquilamente podría integrar este listado). Rojas nunca se afianzó del todo, pero por lo menos jugó. Moisela debutó en la segunda fecha, ante Independiente, ante la expulsión de Rojas en el debut. Se perdió. Luego, el peruano jugaría 14 minutos en la fecha 12, y solo 10 en la fecha 15. Ambas fueron derrotas. Terminó el contrato, rescindió, y se volvió a Perú. Seguimos sin saber como le pega al fútbol. Detalle no menor: de los 15 partidos que jugó Gastón Turus en el Apertura 2006, seis lo hizo como lateral izquierdo. Para que se den una idea.

34) Freddy Grisales a Independiente


En el 2000, Totono Grisales ya registró un paso no muy exitoso por San Lorenzo. Pero más adelante en el tiempo volvió al país, donde tuvo dos pasos por Colón, ambos muy buenos. Eso hizo que Independiente pusiera el ojo en él. Se incorporó al Rojo para el Clausura 2008. Permaneció un año en Avellaneda, y solo jugó 13 partidos, sin goles. Varias lesiones y diferentes problemas personales lo hicieron estar ausente muchas veces, y cuando estuvo, no logró arrancar. Poco. Se volvió a Colombia luego de esto, donde se retiraría años después. Actualmente se dedica a recordar su golazo sobre la hora a Boca. Esto último no está chequeado.

33) Robert Flores a River


¿Recuerdan a este uruguayo? Jugaba en River de Montevideo, lo compró el Villarreal, pero se lo prestó inmediatamente al River argentino de cara al Apertura 2008. Si, el torneo en el que el Millonario terminó último. Comparado hasta el hartazgo por los medios con Enzo Francescoli (!), Flores no le llegó a los tobillos. 15 partidos jugados en la temporada, dos goles, uno en cada campeonato. Llegó a estar dos meses sin jugar en 2009. Cuando terminó el préstamos, volvió a España, pero para jugar en el filial del Villarreal. Luego, anduvo por Nacional, Bulgaria (!), Chile, Ecuador, y actualmente está en Brasil. Bieeeeen.

32) Marcelo Delgado a Belgrano


El Chelo era un jugadorazo. Cuando se sumó a Belgrano, ya "era", del tiempo pasado. Llegó para disputar el Clausura 2007, torneo crucial para la permanencia pirata. Si, descendió Belgrano. El Chelo jugó solo seis partidos con Boca en el Apertura 2006, y por eso aceptó la posibilidad de emigrar. Por eso y porque tuvo el contrato más grande que se haya visto en Córdoba. ¿Cual fue su aporte? 14 partidos, y un rendimiento muy pobre. Metió cinco goles, pero dos de penal, y otros dos en la última fecha, cuando Belgrano no dependía de si mismo para quedarse en Primera. Además, vio una roja. Completo el Chelo, que luego emigró a Ecuador, y actualmente sigue haciendo de las suyas en las transmisiones del Fútbol Para Todos.

31) Denis Stracqualursi a San Lorenzo


La carrera de este muchacho cambió cuando llegó a Tigre, en donde fue goleador del Apertura 2010, con 11 goles, y luego metió 10 más en el Clausura. Esto lo llevó a fichar con el Everton, donde no dejó gratos recuerdos (tres anotaciones en 28 encuentros, aunque le hizo un gol al Chelsea). Pero el fútbol da revanchas, y se sumó a San Lorenzo de cara a la temporada 2012/13. En el primer torneo, tan mal no le fue, porque metió siete goles. La cosa se complicó después, ya que empezó a jugar menos, y se le cerró el arco. Un solo gol en el semestre. No se la dejaron pasar. Muy poco para lo que se esperaba de él. Pobre Denis (?). Tuvo que irse a jugar a Ecuador, y luego anduvo en Emiratos Árabes Unidos. Ahora se sumó a Lanús, donde espera redimirse, ojalá que no lo logre en la Sudamericana (?).

30) Nelson Rivas a River


"Tyson", rústico defensor central colombiano con cara de nene, que despuntaba el vicio (?) en el Deportivo Cali, y un día, sin saber como, se convirtió en jugador de River para el Clausura 2007. Dirigido por un referente mundial del puesto como Passarella, Rivas sumó 14 partidos en el semestre con la banda: nueve por el torneo local, y otros cinco por la Libertadores, sin goles, pero ojo, sin rojas eh. Quedó marcado por dos hechos notables: Uno, fue parte de la derrota de River en condición de local ante el Caracas, que dejó eliminado al equipo de Nuñez en la fase de grupos de una Libertadores que sería ganada por Boca. Y dos, en una derrota de "local" en cancha de Vélez ante Gimnasia de Jujuy por 0-1, Mario Turdó le ganó en velocidad (!) a Rivas luego de un pelotazo y definió ante el arquero. Hay pruebas. No le dio la talla para jugar en River, pero aún así, un día, sin saber como, Rivas se convirtió en jugador del Inter de Milán (!). En su primer temporada, jugó 20 partidos. Para la segunda, ya con Mourinho como DT (!!!), totalizó solo siete encuentros, y se fue a préstamo al Livorno. Luego volvió al Inter, se fue a Ucrania un semestre, quedó sin club seis meses, se sumó al Montreal para jugar la MLS durante tres campañas, y un día, sin saber como, volvió a Colombia, para jugar en el Dépor Fútbol Club, de la Primera B colombiana. Una carrera extrañísima.

29) Roberto Acuña a Central


Este argentino con más de 100 partidos jugados con la selección de Paraguay (tres Mundiales disputados) tuvo una interesante carrera. Jugó casi toda la década del 90 en Argentina, y en 1997 dio el salto a España, en donde permaneció hasta 2006 (exceptuando un semestre en 2004 en el cual jugó en Emiratos Árabes Unidos). En 2002, se sumó a La Coruña, en donde le salió todo mal. Jugó 14 partidos en el club en cuatro años (!). En el medio, estuvo a préstamos un año en el Elche, y la cesión antes mencionada a Medio Oriente. Eso deja un total de dos años y medio en Galicia. Sus últimos seis meses en España los pasó sin jugar, y fue despedido. A pesar de eso, Rosario Central lo contrató de cara al Clausura 2007. ¿Resultado? Solo jugó cuatro partidos, jugó una sola vez los 90 minutos, no anotó goles. Era obvio. Después de esto, se fue a Olimpia, y se retiró, pero volvió a la actividad (y bastante bien lo hizo) en 2009. Actualmente, es jugador de fútbol playa. Un verdadero crack.

28) Franklin Salas a Godoy Cruz


Yo no lo recordaba, pero este popular futbolista ecuatoriano registró un paso por el fútbol argentino. Campeón de una Libertadores, una Sudamericana, y una Recopa con la Liga de Quito, Salas se sumó a Godoy Cruz para disputar el Apertura 2011. Solo jugó dos partidos por el torneo local, y uno por Sudamericana. Entre esos tres partidos, no llegó a juntar 90 minutos. Ah, y el Tomba no ganó ninguno de esos tres partidos. Totalmente inadvertido el pasó de Salas por Argentina. Una vez concluido el campeonato, los dirigentes mendocinos decidieron directamente rescindirle el contrato. Después de este periplo, volvió a su país, donde se encuentra actualmente. Jugando eh, jugando (?).

27) Marco Lazaga a Belgrano


Para el Clausura 2007, además de contratar al Chelo Delgado, Belgrano sumó a un delantero paraguayo totalmente desconocido. Se apostó por Lazaga, y salió muy mal. Había debutado en 2006 con el 2 de Mayo. y se vino a Córdoba. Solo jugó en dos partidos 25 minutos entre ambos partidos. Lazaga, que llegó para ser la revelación y ser el 9 que necesitaba el club, terminó casi sin jugar y descendiendo. Muy pobre. Su historia con Belgrano no terminó ahí, ya que continuó ligado al club hasta 2013 (!), cuando quedó libre. En ese periodo, solo se quedó en Córdoba para el primer semestre de 2011, cuando el Pirata ascendió ante River, pero terminó relegado por pelearse con Zielinski, En todo ese otro tiempo, anduvo prestado por Paraguay, Chile y Perú. Luego de quedar libre, anduvo en Bolivia, volvió a Paraguay, y luego pasó a Colombia, donde estuvo en el Cúcuta, donde fue suspendido por tres meses por hacer un gol con la mano (!) y luego lo terminaron echando. Igual, eso no es nada en comparación con su historial (!). "Mirá Bart, este es un loquito".

26) Matías Caruzzo a Boca


Tras ser campeón del Clausura 2010, Argentinos Juniors vendió a su capitán, Caruzzo, a Boca, por más de dos millones de dólares. El resto de la historia es conocida. Este jugador no tuvo un gran paso por la Ribera. Llegó para ser el nuevo líder de la defensa de Boca, y terminó yendosé por la puerta de atrás. En su primera temporada, jugó bastante, acumulando 34 partidos entre el Apertura 2010 y el Clausura 2011. Luego, empezó a quedar relegado. Como le pasó al Chiqui. Pero Caruzzo salió más caro. En la temporada 2011/12, acumuló 24 partidos entre los campeonatos locales (el Xeneize ganó brillantemente el Apertura 2011), Copa Argentina (torneo también obtenido por Boca), Supercopa Argentina y Libertadores. Y en la siguiente temporada. jugó 29 partidos entre tres competencias. Para el Final 2013, jugó seis partidos, y ya era muy resistido por todos, y terminó yendosé a la Universidad de Chile. En Boca acumuló dos goles, y la misma cantidad de autogoles (!). Luego de su pasó por Chile, volvió a Argentinos, ascendió a Primera, y actualmente, es parte del plantel de San Lorenzo, donde juega mucho, aunque no necesariamente mejor de lo que lo hizo en Boca.

25) Ángel Puertas a Independiente


Difícil explicar como llegó Puertas a Independiente. Este muchacho, surgido de San Lorenzo a finales del siglo XX (?), había pasado por Belgrano en la temporada 2002/03, con un rendimiento muy pobre, y varios kilos de más. Luego de jugar por muchos clubes del ascenso (y uno chileno), en 2008, de alguna manera extraña, Puertas llegó al Rojo. Ojo, sería jugando igual de mal y con el mismo sobrepeso con el que anduvo por Córdoba seis años antes. Solo jugó siete partidos en Independiente en todo el año en el que permaneció en el club, con un flojo desempeño. Inexplicable.. Luego se fue a Uruguay, volvió a Platense, y aparentemente se retiró. No me quiero poner a investigar mucho, ya veo que de alguna extraña manera vuelve a Córdoba...

24) Breyner Bonilla a Boca


¿Que decir del inolvidable Bonilla? Llegó a Boca de cara al Apertura 2009 de la mano de un ídolo como el Patrón Bermúdez, que anda a saber cuantos billetes ganó por lograr que este animal jugara en el Xeneize. En su primer torneo, no solo no jugó partidos, sino que integró el banco en dos ocasiones nada más. Para el Clausura 2010, su suerte cambió (?), ya que disputó tres partidos. Debutó nada más y nada menos que contra River, en aquel clásico que se suspendió por lluvia y se jugó días después. Bonilla, que fue amonestado, no completó ese partido ya que fue reemplazado en el complemento (de la reanudación, no era titular en el partido original). Dos fechas después jugó todo el partido en la derrota ante Central, donde también fue amonestado. Y en la jornada siguiente, pasó a la historia, en aquel partido ante Colón. Fue expulsado por una patada animal a Facundo Bertoglio, que no describiré porque es perfecta. RECUERDENLÁ. No volvió a jugar en Boca, obviamente, pero antes de irse denunció, llanto mediante, que el Bichi Fuertes le propinó insultos racistas, algo normal en el ex delantero de Colón (?). Bonilla luego se fue a Perú, y luego regresó a Colombia, exactamente al Tolima (donde es compañero del ya nombrado Marco Pérez), donde actualmente, le cuenta a sus vecinos de aquella memorable patada.

23) Carlos Arano a River


Este limitado defensor surgido de Racing tuvo su momento de fama al ser parte del Huracán subcampeón de Cappa. Este mismo DT no tuvo mejor idea que llevarlo a River. ¿Arano a River? Si, no fue una pesadilla, pasó en serio. Cuando Chiche llegó al Millonario, nada se esperaba de él... y nada hizo. Se incorporó para el Apertura 2010, y permaneció en el club hasta mediados de 2013, con una rotura de ligamentos de por medio. En su primer campeonato, jugó bastante: 16 partidos. Para el Clausura, ya con JJ López de técnico, solo disputó tres encuentros, uno como titular. River, como recordarán, tuvo que jugar la promoción, y la perdió ante Belgrano. Arano jugó esos dos partidos desde el arranque, y, no quiero ser malo, pero él pierde la pelota que desemboca en el gol de Farré en la vuelta. Ya con el Millonario en la B, Arano siguió en el club. Solo jugó siete partidos, y cuando comenzaba la segunda vuelta, se rompió la rodilla. No volvió a jugar en River, quedó libre, y luego se reincorporó a Huracán, en donde milita desde el 2013, lejos del glamour de Nuñez (?).

22) Roberto Junior Fernández a Racing


Este paraguayo llegó a Argentina a mediados de 2009 para sumarse a Estudiantes. Fue al banco en cinco partidos de aquel Apertura, y se dio el lujo de hacerlo también en la final del Mundial de Clubes ante Barcelona. Ante semejante palmares (?), y a pesar de no tener actividad durante todo el Clausura 2010, Racing lo sumó de cara al Apertura de aquel año. ¿Para que? Junior atajó los cuatro primeros partidos de ese torneo, y luego perdió el puesto con Jorge De Olivera (!). La cosa un poco cambió para el Clausura 2011, ya que Fernández fue titular en 10 partidos. En los nueve primeros, perdió cinco. Su último partido fue por la 18° fecha, ante Godoy Cruz, en Avellaneda. Ganó el Tomba 3-2, ¿pero se acuerda como? Racing lo perdió en la última ASÍ. Cagadón del arquero, que cerró su ciclo en Avellaneda con una jugada a la altura de su nivel. Se fue al Utrecht de Holanda, donde se mandó otro cagadón, así que se tuvo que volver a Cerro Porteño. Actualmente ataja en Brasil, un país donde los arqueros se equivocan tanto que uno más casi que pasa inadvertido.

21) Paolo Montero a San Lorenzo


Paolo Montero era crack. Gran defensor, con una culada de partidos jugados en Juventus, en donde ganó siete títulos locales y dos internacionales. Tras terminarse su contrato con el equipo de Turín, por esas vueltas del destino (?), el uruguayo recaló en San Lorenzo. Imaginate, semejante crack en el equipo de Boedo Almagro Buenos Aires. Bueno, la cosa no fue tan así. Solo jugó 14 partidos. El físico no le dio más que para eso. En el Apertura jugó cinco encuentros, y se dio el lujo de hacerlo en cancha de Olimpo (?). En el Clausura alcanzó la marca de nueve partidos jugados, mejoró. Bah, no. Esa temporada a San Lorenzo lo golearon mucho, y Montero, como defensor, fue en parte responsable, primero por jugar poco, y después por no hacerlo bien cuando pudo estar. A lo largo de la temporada, en tres partidos tuvo que irse reemplazado durante el primer tiempo, y además, fue expulsado una vez. Eso si, metió un gol contra Racing. Terminó el contrato, y se fue a Uruguay a retirarse en Peñarol. Y en San Lorenzo siguen esperando a ese gran defensor que pasó por Juventus.

20) Jonathan Fabbro a River


Un muchacho que no estuvo a la altura. Este jugador, surgido en Boca, comenzó un periplo por el mundo hasta 2007, cuando llegó a Paraguay. Allí realizó una interesante carrera, tanto así que River puso el ojo en él. Por pedido expreso de Ramón Díaz, el Millonario trató de sumar a Fabbro para el Final 2012, pero Cerro Porteño no lo vendió. Finalmente, para el Inicial 2013, la transferencia se llevó a cabo. Su aventura en Nuñez duró solo un año. Su nivel no fue bueno, y terminó regresando a Cerro Porteño. Disputó 15 partidos entre Inicial 13, Final 14, y Sudamericana 13. El día de su debut, fue expulsado por patearle la cabeza a un rival. Debería haber sido un indicio eso. No anotó goles, y bueno, se fue por la puerta de atrás. Todo el esfuerzo que se hizo por él no valió la pena ni en un 1%. Pero ojo, hay que ser positivos. Se comía a Larissa Riquelme. Eso hay que reconocerseló.

19) Wason Rentería a Racing


Lo del colombiano fue mucha mala suerte, pero era imposible que no estuviera acá. Rentería se sumó a Racing para disputar el Final 2014. Llegó, y faltó al primer partido porque no avisó que estaba usando corticoides, que pese a que era para tratar un problema respiratorio, le hubiese hecho saltar el doping. Antes del partido contra San Lorenzo, por la segunda fecha, pasó algo feo (?). En un entrenamiento, chocó con un compañero y se rompió los ligamentos. Completa. Seis meses afuera. Eso obligó a renovarle el préstamo, y por eso, Rentería se quedó todo el año. Debutó en la Academia por la cuarta fecha del Transición, cuando jugó 60 minutos contra Arsenal. Luego jugó 24 minutos por Copa Argentina, sumó siete minutos más en cancha contra Olimpo, y nada más. Eso fue lo que aportó Rentería en Racing. La nada misma. Como verán, demasiada mala suerte. Quedó seis meses en libertad de acción, y ahora, para el segundo semestre de 2015, se unió a La Equidad, donde intentará volver a ser, y quien te dice, buscar la revancha en Racing. Bueno, eso último es un invento mío, pero quedaba lindo.

18) Leandro Gracían a Boca


Gracián era feliz en Vélez, jugaba bien, y tenía un gran futuro. Un día, tras una pelea con Castromán, decidió que era momento de irse, y encaró para México para sumarse al Monterrey. Luego de un buen año, Boca lo quiso, pero el club mexicano no lo quiso vender, pero tanto insistió Gracián... De cara al segundo semestre del 2007, su deseo se hizo realidad, y se sumó al Xeneize. Y su carrera se vino abajo. Nunca encontró el nivel, y cada vez fue tenido menos en cuenta. Durante las dos temporadas que estuvo en Boca, sumó 40 partidos, más nueve por Libertadores, cinco por Sudamericana, uno por Mundial de Clubes (!) y otro encuentro por Recopa. Eso si, en solo 10 ocasiones jugó todo el partido. Se fue a préstamos seis meses a Grecia y durante tres torneos a Independiente. En su primer año jugó, en el tercer semestre poco. Volvió a Boca para el Apertura 2011, donde sumó dos partidos jugados. Quedó libre y se fue seis meses a Colón. Aportó muy poco en la ribera. Mucho se esperaba de él. Luego jugó en Chile, México, Ecuador, y para 2015 se sumó al Santaní de Paraguay. Esa si que no me la esperaba, debo decirlo.

17) Reinaldo Navia a Racing


Este delantero chileno se cansó de hacer goles en México. Luego, se incorporó a Racing. Lo que sucedió los dejará sin palabras (?). Pobre lo de Navia. Escaso. Se sumó para el Apertura 2007, en donde solo jugó seis partidos. Debutó recién en la fecha 12, y solo fue titular en dos ocasiones. Ah, pero para el Clausura 2008 seguramente se vendría lo mejor... Bueno, mejor fue. 10 partidos jugados, en ninguno jugó el encuentro completo, pero eso si, metió su primer y único gol ante Boca, en una derrota por 1-2 en la Bombonera. Por supuesto, terminó la temporada, y le dieron un voleo en el orto lo dejaron libre. Se fue a jugar a la Liga de Quito, jugó en algunos equipos más, y se retiró en 2012. ¿Vieron que se iban a quedar sin palabras?...

16) Franco Jara a San Lorenzo


Jara debutó en Arsenal, y demostró tener un gran futuro. Incluso llegó a jugar cuatro partidos para la selección. Tanto prometía, que el Benfica se lo llevó. Tras una temporada aceptable, pasó a préstamo al Granada español. Ahí ya no le fue tan bien. Había llegado el momento de volver al país. Le llegaron muchas ofertas, y finalmente, San Lorenzo se lo quedó. Se arrepienten. 26 partidos, 18 como titular, dos goles, una roja, y un rendimiento muy flojo para alguien que prometía mucho. La hinchada lo odiaba, quizás por su flojo nivel (?), y él respondía haciendo el gesto de silencio. Claro, hay que hacer más de dos goles en un año para poder hacer eso. La temporada siguiente la jugó en Estudiantes, donde hizo el doble de goles en en San Lorenzo: cuatro. Ahora, se encuentra en Grecia, donde fue parte de la doble coronación del Olympiakos en la temporada 2014/15, al consagrarse en la liga y en la copa local. Eso si, sigue sin explotar del todo. Pero cobra en euros.

15) Leandro Depetris a Independiente


El crack que no fue. Si la apuesta de Independiente por Pacheco salió mal, que decir de esta. A los 11 años, Depetris se fue de su pueblo a probarse al Milan, pero no quedó. Volvió al país, y se sumó a River, donde la rompí en inferiores con algunos anónimos como Higuaín y Buonanotte. De allí se volvió a Italia para jugar en el Brescia. En 2005, debutó en el primer equipo de dicho club. Estuvo en el club hasta 2008, donde disputó una veintena de partidos, y de alguna manera, Comparada decidió sumarlo al Rojo para la temporada 2008/09. Los que saben (?) dicen que Depetris se llevaba mal con todos, llegaba tarde a entrenar y fuera de estado. ¿Resultado? Solo jugó 35 minutos. Fue por la fecha 14 del Clausura 2009, en un partido que Independiente perdió 1-5 con Estudiantes. Antes de cumplirse las dos semanas de ese debut, el Tolo Gallego lo limpió del equipo. Depetris se volvió a Italia, al Gallipoli, que estaba en la Serie B. Solo jugó siete partidos, y el equipo no solo descendió, sino que quebró. Luego intentó incorporarse a Atlético de Rafaela, pero no superó la prueba. "Jugó" en otros equipos del ascenso tano, y en 2011 se sumó a Sportivo Belgrano, que militaba en el Argentino A. De vuelta no anduvo, de vuelta se volvió a Italia, y de vuelta regresó al país. Se sumó a Alvarado de Mar del Plata, y más recientemente a Tiro Federal de Rosario. Como verán, el que tenía buen ojo era Comparada.

14) José Saturnino Cardozo a San Lorenzo


Que delantero este paraguayo, pero al igual que Paolo Montero, llegó cuando ya estaba de vuelta. Luego de anotar casi 300 goles con el Toluca, Cardozo se incorporó a San Lorenzo. Su marca resultó ser de solo cinco goles en 10 meses en el país. ¡Pero que bien! Le metió dos goles a Central y dos a Newell's en el Apertura 2005, pero se guardó uno a Olimpo para el Clausura 2006. Y eso fue todo. Jugó bastante, pero no estuvo a la altura. Se dio el lujo de conocer la cancha de Instituto (?), y bueno, fue momento del retiro. Ojo, más que nada porque no consiguió club. Como sea, Cardozo le puso fin a su carrera tras su experiencia argentina. Luego, se dedicó a ser DT, pero eso no nos importa tanto (?).

13) José "Pepe" Moreno a Independiente


Dicen las malas lenguas que este jugador se sumó a Independiente porque Comparada lo confundió con otro jugador del mismo apellido. La historia posiblemente no sea cierta, pero es deliciosa (?). Moreno se incorporó al Rojo para el Clausura 2007. En ese torneo, metió tres goles en 13 partidos. Muy poco. La cosa mejoró para el Apertura 2007. Bueno, no. Un gol en seis partidos. A pesar del mal rendimiento, Moreno se dio el lujo de declarar que estaba aburrido en Independiente, y se fue. Durante el primer semestre del 2008, estuvo en Rumania, y para el segundo, se sumó al América de Cali, en donde había tenido otros dos ciclos anteriores. Y, no se sabe como (?), pero para el Clausura 2009, Moreno volvió a Independiente, que aún era dueño de su pase. ¿Mejoró la historia? No. ¿Era posible que empeorara? Parece que si (?). Solo tres partidos, y chau. Se fue a Perú, volvió a Rumania, paseó (?) por Estados Unidos, y actualmente, está en Colombia, jugando para el Bucaramanga, equipo que milita en la poderosísima Primera B. Oh si.

12) Jerry Bengtson a Belgrano


Este me duele acá. Bengtson había disputado los tres partidos de Honduras en el Mundial 2014, y en algún giro extraño del destino, que incorporó a Belgrano. Quizás ahí deberíamos haber sospechado de que quizás tan bueno no era. La cosa es que desde el primer momento demostró que estaba a años luz de lo que se necesita para jugar en la Primera División de Argentina. Jugó nueve partidos en el Transición 2014, anotó solo un gol, por llevarse puesta la pelota, nunca jugó los 90 minutos, y demostró no estar a la altura. Pero en otro extraño giro del destino, Bengtson siguió en Belgrano para 2015. En el primer semestre del torneo de 30 equipos, el hondureño jugó solo seis partidos (más uno por Copa Argentina), y lo máximo que jugó en un partido fue media hora. La hinchada, que antes lo aguantaba y ovacionaba (irónicamente), pasó a odiarlo. Más cuando, en lo que fue su último partido en el club, entró sobre el final de un encuentro que era derrota, y se hizo expulsar. Se acabó el contrato, y se fue para siempre. Por suerte. De lo peorcito que se ha visto en Córdoba. Y no es poca cosa decirlo.

11) José Sand a Racing


Que historia la del goleador histórico de las inferiores de River. Tras varios clubes, Sand llegó a Lanús, donde se cansó de meterla. Y vio la oportunidad de pegar el salto... y se fue a jugar a Emiratos Árabes Unidos. Ok. De allí se fue a jugar seis meses a La Coruña, un año a Tijuana, y de golpe (?), se incorporó a Racing para la temporada 2012/13. Llegó para ser el goleador que necesitaba la Academia, e hizo todo lo contrario. El día de su debut, erró dos penales. Dos fechas después, le metió dos goles a Independiente. Fueron sus únicas dos anotaciones en el club. Totalizó 23 partidos jugados en Racing (uno por Sudamericana, uno por Copa Argentina, el resto por los torneos locales), y fue puteado en todos los colores. Jugó su último partido por la sexta fecha (!) del Final 2013, fue al banco cuatro partidos más, y no volvió a integrar la delegación. Después de este fracaso, Sand se fue a Tigre, donde también le fue mal (un gol en 14 partidos en el Inicial 2013, curiosamente le marcó a Racing). Luego pasó a Argentinos para disputar el Final 2014, con el que jugó siete partidos, sin goles, y descendió. Jugó los siguientes seis meses en Boca Unidos, donde colaboró con cuatro goles en 16 partidos para... no ascender. En este 2015, se encuentra de nuevo en Primera, jugando para Aldosivi. Ahí está el chiste (?).

10) Aldo Bobadilla a Boca


Antes que nada, ¿se acuerdan que Bobadilla jugó en Gimnasia de La Plata en 2005? Yo no. Como sea, este arquero fue la figura clave para que Libertad de Paraguay eliminara a River en los cuartos de final de la Libertadores 2006. Quizás por eso, Boca (que acababa de vender a Abbondanzieri) se interesó en él. Y lo sumó para el Apertura 2006. Ufffff. Flojo el arquero, que en los momentos claves la iba a buscar adentro. Y eso que todo habí comenzado bien, ya que el paraguayo fue titular en los dos partidos de la Recopa, que ganó Boca. Bobadilla fue el portero titular de aquel Xeneize que necesitaba un punto de seis para ser campeón... y perdió ambos partidos. Se jugó el desempate contra el Estudiantes de Simeone, y fue victoria del equipo de La Plata. Lavolpe renunció, y Bobadilla quedó mega relegado. Para el primer semestre de 2007, ya con Caranta en el equipo, el bueno de Aldo (?) solo jugó el segundo tiempo en el partido de ida de las semifinales, que fue derrota ante el Cúcuta. Eso dio un total de 23 partidos, y una mala imagen que fue imposible de borrar. Bobadilla se fue a jugar tres años al Independiente Medellín, donde ganó un título. Luego se fue a Brasil seis meses, volvió a su país para atajar en Olimpia, y se retiró en 2011 para ser DT. ¿Alguien sabía que Bobadilla era DT? Yo no.

9) Luciano Leguizamón a Independiente


Quizás el sujeto más odiado en la historia moderna de Independiente. Después de jugar por varios clubes argentinos y un par del extranjero, y con una hermosa polémica en el lomo en un clásico platense, Leguizamón se sumó a Independiente para el Inicial 2012. Este tipo había sido un gran jugador, pero demostró que ya no lo era. Desastroso su pase por el Rojo. Entre el Inicial 12, el Final 13, la Sudamericana 12 y la Copa Argentina de esa temporada, el ex Arsenal totalizó 19 partidos, y solo anotó un gol. Poco compromiso, muchas lesionas, o sea, totalmente olvidable el paso de Leguizamón por Independiente, en una temporada en la que el equipo de Avellaneda descendió a la B Nacional. Pero él se encargó de que lo recordaran por siempre, porque en 2014, le embargó las copas al club (!). Terrible. En la actualidad, Leguizamón juega en Guaraní Antonio Franco, que milita en la B. Si, hay 30 equipos en Primera, y este muchacho está en la B. Por algo será.

8) Claudio Bieler a Racing


49 goles en 98 partidos fue la marca de Bieler en la Liga de Quito. Tremendo. Fue el goleador de la Sudamericana 2009, con ocho tantos, y por eso, Racing lo fichó para el Clausura 2010. No salió bien. Permaneció durante todo ese año en la Academia, y jugó mucho, ya que totalizó 36 partidos. Pero su aporte goleador fue escaso: solo ocho goles (seis en el Clausura y dos en el Apertura) para un tipo del que se esperaba muchos más. Aparte, en ambos torneos, Racing quedó lejos de la punta, y cuando eso pasa, ruedan cabezas. La de Bieler fue una de las apuntadas, obviamente. Si el 9 no mete goles, está todo mal. No importan los motivos. Se fue a a Newell's a jugar el Clausura 2011, donde metió tres goles en 13 partidos. Luego, volvió a la Liga de Quito, donde recuperó la memoria goleadora. Después se fue a probar suerte a Estados Unidos, donde volvió la amnesia de goles (?), que aún se mantiene en su actual club, Quilmes, el cual se reforzó con Bieler para afrontar el Campeonato 2015. Puede fallar.

7) Christian Cellay a Boca


Cellay era un milagro de Sabella, que como DT de Estudiantes lo hizo andar (¡Cellay jugó en la selección, viejo!). Cuando Borghi llegó a Boca, lo quería para su línea de 3. Y Boca lo compró. A este muchacho nunca lo vi jugar bien en su nuevo club. En el Apertura 2010 jugó 11 partidos. Ya para el Clausura 2011, y con Falcioni en el banco, jugó solo en ocho ocasiones, aunque anotó dos goles en la última fecha, en el empate 2-2 ante Gimnasia que permitió que el club que lo formó, Huracán, no descendiera directamente (igualmente bajó a la B). Terminada esta mala temporada, Cellay volvió a Estudiantes, ya que fue moneda de cambio para la llegada de Orión a Boca. Volvió al Xeneize para la temporada 2012/13. En el Inicial 2012, jugó solo cuatro partidos, y el pico de la ridiculez lo hizo en una derrota ante Belgrano en Córdoba: entró a los 37 del primer tiempo, y se fue expulsado a los 23 del complemento. Para el Final 2013, jugó tres partidos más (además, jugó dos partidos por la Sudamericana 2012, uno por la Libertadores 2013, y otro más por la Copa Argentina). En conclusión, 10 partidos en un año, siempre flojo. Obviamente, lo mandaron a picar frijoles. No cualquiera tiene dos oportunidades en Boca, y desaprovecha ambas. Se fue a Chile, y no se como anduvo, pero la cosa es que ahora está en Mushuc Runa ecuatoriano, donde es compañero de Leonel Nuñez. Eso si, se dio el lujo de dejarse humillar por Neymar. No es para cualquiera eso.

6) Roberto Ayala a Racing


¿Que hay para decir de Ayala? Tres Mundiales jugados, cuatro Copas América, dos Juegos Olímpicos, algún que otro torneo más, los resultados no importan (?), jugó casi 14 años en Europa, hasta que un día quiso pegar la vuelta. El Ratón se incorporó a Racing para disputar tanto el Clausura como el Apertura del año 2010. Pero en Racing nada es tan sencillo. 16 partidos fueron los que jugó Ayala en todo su año en la Academia, y en solo 10 de ellos fue titular. ¿Acaso tuvo alguna lesión? No. Simplemente el fútbol lo abandonó antes de que fuera al revés. Ayala solo faltó a los dos primeros partidos del Clausura 2010: del primero porque aún no era jugador de Racing, y del segundo no se (?). Después siempre concentró. O sea, si jugó 10 partidos de titular, y en seis ocasiones entró, da un total de 20 veces en las que integró el banco de suplentes y allí se quedó. Casi como un arquero suplente.

5) Jardel a Newell's


Ok, lo admito, estoy haciendo trampa. Este es un listado con los peores refuerzos de los últimos 10 años. Estamos en 2015, así que debería contar de 2005 para adelante. Pero este caso se excede por unos meses apenas. Y es que el brasilero Jardel se sumó a Newell's para jugar el Apertura 2004, certamen parte de la temporada 2004/05. Hay un vacío legal (?). Este tipo era un delantero tremendo. Entre el 96 y el 2000, metió 166 goles en 169 partidos con el Porto. En la temporada 2000/01 marcó en 34 ocasiones en 43 partidos para el Galatasaray, mientras que en las dos campañas siguientes, en las filas del Sporting de Lisboa, metió 67 goles en 62 encuentros. Un animal, pero le pintó la joda y las drogas, como al 95% de los delanteros brasileros. En 2003 se sumó al Bolton inglés. Firmó por dos años, pero solo se quedó seis meses, donde jugó 12 partidos y metió tres goles. El primer semestre de 2004 lo pasó en el Ancona italiano, donde solo jugó tres partidos, y ya tenía un notable sobrepeso. El equipo descendió, y Jardel apareció en Rosario, para reforzar al Newell's del Tolo Gallego. ¿Y que hizo este ex jugador? Tres partidos jugados en el Apertura 2004, sin goles y un estado físico lamentable. Después de la quinta fecha, el Tolo lo limpió del equipo, y Jardel ni siquiera volvió a concentrar. Igualmente, Newell's sería campeón en dicho certamen. Luego, el brasilero se fue al Alavés español, donde no llegó a jugar. Luego, anduvo por Brasil, Portugal, Chipre, Australia y Bulgaria. Desde Newell's hasta su retiro, jugó 74 partidos en siete años (poco más de 10 por año), con 14 goles convertidos. A lo largo de su carrera, metió 305 goles en 429 encuentros, que se vio arruinada por las drogas. ¿Valió la pena? Preguntenlé a Jardel.

4) Lucas Castromán a Boca


Este temperamental futbolista surgió de Vélez, y se fue a jugar al fútbol italiano en el 2001. Volvió dentro de todo rápido, en 2004. De nuevo en Liniers, Castromán fue parte importante del Vélez campeón en aquel Clausura 2005. Esos buenos rendimientos lo llevaron a fichar por el América mexicano, que pagó una fortuna por él, aprovechando que el jugador se había peleado con el DT del Fortín de aquel entonces, el popular (?) La Volpe. Solo duró seis meses, y tiempo después fue elegido como el peor argentino que haya pasado alguna vez por esa liga. Castromán rescindió su contrato para poder volver a su país y estar con su hijo. ¿Y como le fue? Firmó con Boca, y se incorporó al plantel para el Clausura 2008. Solo jugó cuatro partidos en dicho campeonato, uno como titular, sin aportar goles. Además, sumó cinco minutos en cancha por la Libertadores. De cara al Apertura, Castromán decidió quedarse en Boca, pero solo jugó 45 minutos en la primera fecha, ante Gimnasia de Jujuy. Fue reemplazado en el entretiempo, y no se volvió a poner la casaca azul y oro. Al terminar el torneo, quedó libre y se sumó a Racing, en donde permaneció dos años, acumulando 43 partidos y dos goles, justamente, uno fue a Boca. Al terminar el Apertura 2010, la Academia no le renovó el contrato, y Castromán optó por retirarse del fútbol profesional. Aunque eso ya había pasado un tiempo antes.

3) Ever Banega a Newell's


Cosas. Banega debutó en Primera jugando para Boca, aunque él era hincha de Newell's, club donde jugó en inferiores. Se fue a Europa, jugó en Valencia y Atlético de Madrid, pero no con tanta continuidad como él esperaba (?). Se venía el Mundial de Brasil, y Sabella contaba con Banega, pero con pocos minutos en Europa se complicaba. Así que el bueno de Ever cumplió su sueño, y logró incorporarse a préstamo a Newell's para el Torneo Final 2014. Una contratación rutilante. Bueno, hagan memoria que pasó. Banega no anduvo. Comenzó bien, pero luego se desdibujó demasiado. Totalizó 14 partidos más seis en la Libertadores, anotando solo un gol. Le salió tan mal la jugada a este volante, que encima Sabella no lo llevó al Mundial. Al terminar la temporada, Newell's le dio las gracias, pero no hizo nada por intentar retenerlo. Banega pasó al Sevilla, donde recuperó su nivel, y esta vez si, logró jugar con la selección la Copa América. No lo hizo bien, y erró su penal en la definición ante Chile en la final del certamen. En fin.

2) Cristian Fabbiani a River


Jugador crack el Ogro, pero que no le dio la bola necesaria al fútbol. Surgido en Lanús, anduvo por Chile, Israel y Rumania, hasta que desembocó en Rosario, para jugar en Newell's. Jugó tan bien que solo duró seis meses, en donde dejó el gol errado más increíble en la historia de los clásicos de dicha ciudad. Para el Clausura 2009, se sumó a River, en lo que fue un pase resonante. Se peleó con todos en Newell's, dijo que prefería estar seis meses sin jugar que seguir ahí, y cuando estaba por hacerse la revisación médica para sumarse a Vélez, que ya tenía todo acordado con Newell's, echó todo atrás y dijo que jugaría solo en River o se quedaba sin jugar. Y se salió con la suya, y se puso la banda. La gente estaba tan ilusionada con él que llevaba a la cancha máscaras de Shrek (!). Empezó dentro de todo bien, pero se desbandó. Muy pobres rendimientos en la cancha y mil y una apariciones en los diarios de espectáculos mermaron su romance con la tribuna, tanto así que Fabbiani terminó mandandolós a callar en un partido. Y se acabó. Astrada le dijo a finales de 2009 que se busque club. Durante todo el año que se quedó en River, Fabbiani sumó 25 partidos por los torneos locales, cinco por Libertadores y dos por Sudamericana, anotando solo tres goles. Quedó colgado durante el primer semestre de 2010, y luego se fue a México para jugar en Veracruz, pero al final no lo contrataron. Así que volvió al país y se sumó a All Boys, donde no anduvo (dos goles en 14 partidos). Se fue a Independiente Rivadavia, donde permaneció dos temporadas. Luego quedó un año sin jugar, y cuando parecía que el retiro era definitivo, se fue a jugar un semestre a Bolivia. Luego, se sumó a Estudiantes de San Luis, donde milita actualmente, luego de superar una operación para extraerle un tumor de una pierna. Bien por él.

1) Daniel Osvaldo a Boca


El mayor bluff de los últimos años para mi. Este delantero, surgido de Huracán, se fue rápido a Italia, donde hizo una buena carrera. Atalanta, Lecce, Fiorentina y Bologna fueron sus primeros clubes en ese país. Para la temporada 2009/10, se mudó a España para jugar dos años en el Espanyol. Luego de eso, se sumó a la Roma por 15 millones de euros, y le tocó la hora de debutar en la selección de Italia (!). Tras dos años siendo compañero de Totti, se sumó al Southampton inglés a cambio de otros 15 millones de euros. Duró seis meses y se lo quisieron sacar de encima por su bajo rendimiento. Apareció la Juventus, que lo contrató por un semestre, en donde fue campeón de la Serie A y le dedicó goles a la hinchada de la Roma. Para la temporada 2014/15, el Southampton no lo quería, y lo cedió al Inter, pero tras una pelea en cancha con su compañero Icardi, fue separado del plantel. Sin club, se le dio la posibilidad de jugar el campeonato 2015 en Boca, el club de sus amores. Parecía remota, pero se llevó a cabo. Llegó como un héroe. El enorme crack que resignó todo y volvió por la camiseta. ¿Y? Volvió porque nadie lo quería, es la verdad. Su talento es innegable, pero en Boca fracasó estruendosamente. 11 partidos y tres goles (uno de penal, y además erró uno ante Aldosivi) por el torneo local, más cuatro partidos y tres goles (uno de penal) por la Libertadores, torneo en el que, tras ganar todos los partidos de la primera ronda, quedaron eliminados a manos de River, nada más y nada menos. Sin mencionar sus escándalos mediáticos. Se acabó el amor, y el préstamo también. Osvaldo se fue por la puerta de atrás. Y encima, Southampton le rescindió el contrato, por lo que quedó libre, así que actualmente está sin club, esperando la mejor oferta, lejos de Boca, para volver a jugar.

Actualización al 29 de abril del 2016






La cifra de 60 fue elegida muy aleatoriamente. Con la finalización del torneo de Primera de 2015, de repente aparecieron algunos jugadores dignos de sumar a esta lista. Y de paso, noté algunos olvidos. Así que ampliaré la lista a los peores 70. Los 10 que sumo ahora no son en orden ascendente o descendente como los otros 60, sino que son un bonus ordenados en orden alfabético. Dale que va. Ah, los GIFs son un regalo (?):

61) Diego Barreto a Newell's


Este popular arquero (?) fue uno de los que quedó afuera de los 60. Histórico arquero de Cerro Porteño, se fue a Europa, pero su pase fue vendido dos veces (!), por lo que la FIFA lo inhabilitó. Newell's lo incorporó por seis meses igualmente, pero claro, no podía jugar (!). Igualmente, volvió a Cerro a préstamo por seis meses. Cuando acabó la cesión y debía volver a Rosario, emigró a Suiza. Los reclamos fueron en vano. Cero partidos jugados para Barreto en la lepra. Este arquero tiene más de 200 partidos en Cerro Porteño y fue cinco veces campeón, pero eso no le impidió en 2015 sumarse a Olimpia (!), donde ya ganó un título. Además, Barreto estuvo en el Mundial 2010, en dos Copas América y ganó la medalla de plata en las Olimpiadas 2004.

62) Luciano Becchio a Belgrano


Delantero con gran carrera en el ascenso inglés. Ídolo en el Leeds United, donde metió 86 goles en más de 200 partidos. Llegó a la Premier League en 2013, en Norwich, pero no hizo pie. Quedó libre en 2015, y para el segundo semestre de ese año, se sumó a Belgrano, club donde se formó. La cosa es que alcanzó a jugar tres partidos nada más, ninguno de titular, y se lesionó de gravedad. En un buen gesto, decidió rescindir, para no cobrar sueldo. Dijo que si se recuperaba bien, estaba dispuesto a firmar de nuevo con el celeste. La cosa es que en enero de 2016, firmó con el Rotherdam United inglés, equipo en donde jugó en 2014.

63) Gustavo Canales a River


¿Como se me pasó de largo? Uno de los símbolos del descenso de River. No en si por culpa de Canales, sino de lo mala que fue la gestión de DAP. Tras 27 goles en un año jugando para Unión Española, Canales se sumó a River (!) para el Clausura 2010, a cambio de un millón de dólares. 14 partidos, dos goles. Muy poco. Seis meses duró, y volvió a Unión Española, donde metió 19 goles más en 21 partidos. Chile era su lugar en el mundo, incluso alcanzó a jugar en esa selección (!). En 2012 volvió a Argentina, para jugar en Arsenal, pero de nuevo, nada: cero goles en ocho partidos.

64) Sebastián Eguren a Colón


Este uruguayo, que jugó en Noruega (!), Suecia (!), España y Brasil, entre otros, llegó a Colón para el campeonato 2015. Campeón de la Copa América 2011 y semifinalista del Mundial 2010, tenía buen pergamino. Había anunciado que se incorporaba a Montevideo Wanderers, pero menos de un mes después rescindió y llegó a Santa Fe. Solo jugó nueve partidos, nunca se afianzó, y para el segundo semestre volvió a Uruguay, para jugar en Nacional, donde actualmente se encuentra. Desilusionó.

65) Fernando Gago a Vélez


Tal vez Gago no sea mi jugador favorito, pero su paso por Vélez parece irreal. Tanto que no lo incluí en los 60 primeros porque se me pasó. Luego de triunfar en Boca, pasó al Real Madrid, donde no hizo pie. Tampoco lo hizo en la Roma ni en el Valencia. Y para el Final 2013, llegó a Vélez, de alguna manera. El equipo de Liniers era el flamante campeón argentino. Tres partidos por el torneo local, uno por Copa Argentina y cuatro por Libertadores, nada más. Metió un gol, al Iquique. No aportó absolutamente nada, y se fue. Volvió a Boca, y tiene épocas buenas y malas. Últimamente anda jodido con las lesiones, pero bueno (?). Subcampeón del mundo en 2014, muchos lo culpamos por el gol alemán, ya que un "descuido" suyo originó la falla defensiva que terminó en la anotación de Gotze.

66) Diego Perotti a Boca


Otro que se me pasó por alto, aunque este me lo recordaron en los comentarios. Perotti llegó al Sevilla proveniente de Morón en 2007. Jugaba en el filial, y dos años después, debutó en el primer equipo. Estuvo hasta 2014, y jugó 188 partidos. Tenía ofertas para seguir en Europa, pero decidió jugar en Boca, club del que es hincha (y donde su padre es ídolo). Llegó para jugar el Final 2014, arrastrando una lesión. Y se le complicó (?). Solo jugó dos partidos. Se fue. Se sumó al Genoa, donde fue figura, a pesar de las lesiones, y lo compró la Roma. En Boca todavía no lo pueden creer.

67) Jonathan Santana a Belgrano


Gran carrera ha tenido este volante nacionalizado paraguayo. River, San Lorenzo, fútbol alemán, de todo. Luego empezó el declive, debido a las lesiones. Luego de un paso por Independiente con pocos minutos en cancha, llegó a Belgrano, con todas las intenciones de jerarquizar y de ganarle el puesto a todos. Año 2013. Santana fue habitué de la reserva. No llegó a completar 90 minutos en el primer equipo, y se fue. Volvió a Paraguay, se sumó a Cerro Porteño, y parece que juega bastante ahora, ya sanado de sus roturas. Bien por este jugador, que fue al Mundial del 2010.

68) Javier Saviola a River (segundo paso)


Que podemos decir de Saviola. Jugadorazo. Surgió en River, la rompíó, metió 57 goles,  y pasó a Barcelona en 2001. Era una interesante alternativa, más que eso, anotó 72 goles en cuatro temporadas (!). En el medio, 17 goles para el Mónaco y 15 para el Sevilla. Y apareció el Real Madrid en su vida, y le cagó la vida. Cinco goles en 31 partidos. Pasó a Benfica y parecía que volvía a ser él (39 goles en 122 partidos). Pero el declive era inminente. Nueve goles en un año en Málaga, una temporada aceptable en Grecia (14 goles), un año malo en Italia (dos anotaciones nada más, jugó poco), y para el segundo semestre de 2015, finalmente volvió a River. Jugó 16 partidos, nunca hizo pie, y no anotó goles, errando chances increíbles. Parecía otro, nada que ver con aquel que dejó River en 2001, o aquel que jugó el Mundial 2006. Viajó al Mundial de Clubes, pero no jugó. Cansado de no tener continuidad, dejó el club, y finalmente, decidió retirarse.

69) Oscar Ustari a Boca


Originalemente, iba a poner el paso de Ustari por Newell's. Cuando estaba en Independiente y Getafe, este arquero era "el" futuro, el crack de unos años, el dueño indiscutible del arco en unos años. Inclusó fue al Mundial 2006. Hasta que empezaron sus problemas con las lesiones. En 2012, Boca dio el golpe (?) y lo incorporó para pelear el puesto con Orión. La cosa es que Ustari nunca amagó con disputar ni un poco el puesto. Jugó 16 partidos, varios de ellos aprovechando la lesión de Orión, y varias veces dejando mucho que desear. Al finalizar la temporada 2012/13, se fue al Almería, donde estuvo seis meses. Luego pasó al Sunderland, donde también estuvo solo un semestre. Llegó a Newell's, donde atajó un año y medio, pero siempre inseguro. Nunca se metió la gente en el bolsillo, y terminó perdiendo el puesto con el pibe Unsaín. Para 2016 le dijeron que busque club y se fue al Atlas de México, equipo que marcha último en el actual Clausura.

70) José Valencia a Independiente


El último. El Trencito, el hijo del Tren, Adolfo Valencia, crack de la generación aquella de Colombia con Valderrama, Rincón, Higuita y compañía. Debutó con 15 años en Santa Fe de su país, en 2008, y estuvo en el club hasta 2011. Solo metió cinco goles (más cinco más en un préstamo en la B), pero sus buenos rendimientos le permitieron emigrar a los Timbers de Estados Unidos. No jugó en su primer año, pero agarró continuidad en 2013 (26 partidos, seis goles). De alguna manera, llegó a Olimpo para el Final 2014. Jugó todos los partidos, lo hizo bastante bien, y metió siete goles. Parecía que el Trencito encontró su lugar en el mundo. Nada, le llegó la fama (?) y dio el saltó. Pasó a Rosario Central para jugar el torneo de transición del 2014, donde metió cuatro goles en 19 partidos. También anduvo bien, e Independiente puso el ojo en él. Lo sumó para el 2015. Solo anotó un gol en nueve partidos, y nunca arrancó. Tanto así que el rojo le rescindió para poder sumar a otro extranjero, el Cebolla Rodríguez. El tipo quería ir a entrenar y no lo dejaban entrar, además de que no querían pagarle el contrato completo. Encima, en Central, dueño de su pase, dijo que no lo iban a tener en cuenta. Sonó para jugar en Italia, Rusia. Belgrano, volver a Colombia... Nada. Sin club todo este tiempo. No firmó con nadie porque en ese caso, al tener contrato con Central, se incorporaría mediante un préstamo, y así debía renovar automáticamente con el equipo rosarino. Y quiso evitar eso. Esperó a quedar libre, y ahora que se solucionó el tema (?), parece que volverá a las filas del Santa Fe. Habrá que esperar que se habrá el mercado de pases.

4 comentarios:

  1. Hola, soy X (?) de Paraguay. Una corrección: los 2 primeros goles que Argentina marcó a Paraguay en la última Copa América, se los marcó a Antony Silva, que luego jugó un partido más e inexplicablemente perdió el puesto, obra de Ramón.

    Muy bueno el programa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pero el espíritu de Villar estaba presente. (?)

      Eliminar
  2. A mi criterio faltó el gran (? Diego Perotti, ex Boca o al asi (?

    ResponderEliminar